Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Lobatas y Lobatos 8 a 12 años

Correo electrónico Imprimir PDF

lobatos



I. DEFINICIÓN

La Rama "Lobatismo" es a la vez la rama menor, que contiene en germen y prepara para las otras dos, y "un sistema completo en sí mismo" (Vera Barclay) perfectamente adaptado a la infancia. El nombre de "Lobatismo" viene de El Libro de la Selva, de Kipling, que fue escogido por Baden-Powell como tema y fundamento de la Rama.

El Lobato puede entrar en la Manada a partir de los 7 u 8 años según su precocidad, y quedarse en ella hasta los 11 ó 12 años. La edad media del Lobato se sitúa, pues, alrededor de los 10 años.

Durante este período, los niños, cualquiera que sea su medio, tienen características comunes mucho más claramente definidas que en períodos ulteriores. Ante todo el Juego es para ellos "el verdadero que hacer de la vida" (Vera Barclay) y todo aquello que no es juego en el sentido en el que ellos lo entienden está despropósito de interés. II. ESTRUCTURAS

 

1. La Seisena

Una Seisena se compone de cinco Lobatos y un Seisenero. Prefigura a la Patrulla de Scouts, colocando de golpe al Lobato en un marco que ya le será familiar cuando suba a la Tropa. Pero tiene una autonomía mucho más limitada, suficiente sin embargo para permitir al Jefe de Manada dirigir las actividades de la Manada con el máximo de orden y de eficacia.

 

2. El Seisenero

El Seisenero es un chico que ha comprendido mejor que los demás el ideal contenido en el Lobatismo, que ha realizado sus pruebas como buen Lobato y que está dotado de una personalidad capaz de imponerse a sus compañeros. Es capaz, pues, de simplificar el trabajo del Jefe de Manada, dentro de los límites fijados por este último, en el transcurso de juegos, de ejercicios y del campamento. Está asistido por un "segundo de seisena".

 

3. La Manada

La Manada comprende un determinado número de Seisenas. El total de chicos no debe pasar de 24 en principio. Normalmente la Manada está asociada a una Tropa a la que envía a los Lobatos mayores cuando han alcanzado la edad de ser Scouts.

La característica de una Manada es ser una "familia feliz" (Vera Barclay). El niño tiene una necesidad fundamental de ser amado, comprendido y de vivir en paz y armonía. La Manada le ofrece ese clima privilegiado Por eso la Manada es la unidad de vida y no se separa sino excepcionalmente.

 

4. El Jefe de Manada

El Jefe de Manada es  llamado  Akela por sus Lobatos, que ha seguido los cursos o campamentos-escuela requeridos. Pero más aún que conocimientos adquiridos, le es necesario parta tener éxito, amar y comprender a los niños, y haber conservado o reencontrado su "espíritu de infancia".

Al contrario de lo que pueda parecer, las reuniones y salidas se preparan con tanto más cuidado cuanto que la necesidad de cambio de los Lobatos puede acarrear más imprevistos. Las reuniones y salidas preparadas en "Consejo de Akela" (pequeño consejo que agrupa a Akela y sus Asistentes), se sitúan generalmente en un programa trimestral, establecido conjuntamente con la Tropa, y que comporta normalmente salidas y celebraciones comunes.

 

5. El Consiliario

Desarrollando en el plano espiritual todos los aspectos de este espíritu de infancia que es uno de los mejores caminos hacia el Padre, se esfuerza en dar a sus Lobatos "una fe inquebrantable en la bondad y la ternura de Dios" para con sus hijos. Además, preparando a los que deseen ayudar a Misa, les hace comprender el sentido de la liturgia y el significado profundo del santo sacrificio. Por último, pasa uno o varios días en el campamento, según sus posibilidades, y allí celebra la Misa, que es objeto de una preparación cuidada y de una participación activa de toda la Manada.

 

6. El Consejo de Manada y la Roca del Consejo

El Consejo de Manada reúne a todos los Lobatos alrededor del Jefe de Manada para permitir a éste dar sus instrucciones con el silencio y la atención de todos, o también para discutir ciertos proyectos en curso que interesan a toda la Manada.

En las ocasiones más solemnes, la Manada se reúne alrededor de la "Roca del Consejo".  Esta clase de formación se realiza con ocasión de una ceremonia, Promesa, entrega de estrellas, investidura del Seisenero... o para resaltar la importancia de una decisión o de un acontecimiento.III. FINES

Los cinco fines del Escultismo son los mismos para la Rama "Lobatismo", pero adaptados a las posibilidades del niño. El Lobato se compromete mediante la Promesa a hacer "lo mejor". La Ley de los Lobatos le llama a ser un chico limpio, atento, servicial, alegre y sincero, un futuro Scout.

 

1. Salud

La edad del Lobato es aquélla en la que se adquieren los buenos hábitos que dan salud. Se le enseña primero a ser limpio, a asearse con agua abundante, a desear el aire fresco, a respirar bien. Después se le inicia en la educación física mediante ejercicios que desarrollen la agilidad, la precisión y la coordinación de movimientos. Por último, los juegos al aire libre, individuales o colectivos, le dan el desahogo físico necesario para compensar su vida recluida de escolar y asegurarle un crecimiento armonioso.

 

2. Carácter

Forjado en el ambiente de "familia feliz" de la Manada, el Lobato es entrenado de manera natural a "no escucharse a sí mismo" y a vencer su natural individualismo para que "la Manada tenga éxito y sea la alegría de todos los que forman parte de ella" (Vera Barclay). La Ley y las máximas de la Manada así como las reglas de los juegos y la disciplina del campamento modelan su naciente personalidad y le hacen sentir que la felicidad no reside ni en el placer egoísta, ni en la agitación sin freno, sino en una actividad jovial, ordenada hacia un fin común.

La responsabilidad ejercida por el Seisenero, aunque limitada, es especialmente una formación muy buena de su carácter.

 

3. Servicio

"Nunca un niño es tan dichoso como cuando está totalmente ocupado en hacer un servicio a alguien" (Vera Barclay). Pero le gusta encontrar por sí mismo lo que le complace, y poner en la manera de hacerlo una nota alegre, a menudo impregnada de humor y de fantasía. Es así que le gustará dar una sorpresa a sus padres con tal o cual trabajito realizado en secreto. El Jefe de Manada ayuda a su imaginación mediante sugerencias, dejándole libertad de obrar, recordándole que, el día de su Promesa, prometió realizar cada día un servicio a alguien.

 

4. Sentido de lo Concreto

Las actividades manuales agradan a los niños: les gusta dibujar, pintar, hacer construcciones, fabricar juguetes, trabajar la madera, etc. Estas actividades también responden a su necesidad de obrar como los hombres o, por lo menos, "fingirlo". El trabajo será presentado de tal manera que parecerá al niño tan apasionante como un juego.

Los múltiples trabajitos, realizados para una Fiesta o para decorar el cubil, son a la vez medios de expresión que permiten al niño reafirmarse, y son factores de alegría; alegría purísima de haber creado algo. Al mismo tiempo, desarrollan la paciencia, la perseverancia y el dominio de sí.

 

5. Sentido de Dios

El niño es particularmente sensible a lo sobrenatural: de ordinario no tiene, respecto a los grandes misterios de la fe, nuestras objeciones de adultos. Los Jefes de Manada y los Consiliarios se inspiran en la espiritualidad de San Francisco, Patrón de los Lobatos, para transmitirles el sentido del misterio y de la belleza de la creación, el amor a las criaturas, incluso a las más humildes, y el respeto del carácter sagrado y del simbolismo de las cosas. A este respecto, las representaciones mímicas de escenas del Evangelio o de la vida de San Francisco, o ceremonias pre-litúrgicas acompañadas de lecturas y de cantos, tienen un gran poder de evocación y desarrollan el sentido de Dios.

 

IV. MÉTODO

1. El simbolismo de "El Libro de la Selva"

A los niños siempre les han gustado las historias: incluso los más inquietos se quedan en silencio y tranquilos cuando una bonita historia se les cuenta bien.

Es por lo que Baden-Powell tomó El Libro de la Selva y particularmente la historia de Mowgli como fundamento y método del Lobatismo. En efecto, esta historia en la que Akela, el viejo Lobo, desempeña el papel principal y en la que Mowgli, el "cachorro humano" aprende a vivir en medio de los habitantes de la jungla, está repleta de sabias lecciones que "hablan" a la imaginación de los niños con mucha fuerza.

El Libro de la Selva y particularmente la historia de Mowgli como fundamento y método del Lobatismo. En efecto, esta historia en la que Akela, el viejo Lobo, desempeña el papel principal y en la que Mowgli, el "cachorro humano" aprende a vivir en medio de los habitantes de la jungla, está repleta de sabias lecciones que "hablan" a la imaginación de los niños con mucha fuerza.

 

2. La obediencia activa

"Haciendo de la obediencia el fundamento mismo del Lobatismo, Baden-Powell construyó sobre roca" (Vera Barclay). El individualismo de los niños les lleva en efecto a actuar cada uno por su cuenta, y a rebelarse contra cualquier coacción.

Tomando como ejemplo la obediencia del lobo joven al viejo lobo que le enseña los secretos de la jungla, Baden-Powell ha hecho aceptar esto a los chicos como la primera lección de la vida.

 

3. El sistema de Seisenas

Prefiguración del sistema de Patrullas, el sistema de Seisenas consiste en implicar a los Seiseneros en la buena marcha de la Manada y en la formación de los Lobatos.

Para ello el Jefe de Manada reúne periódicamente (alrededor de una vez al mes) a sus Seiseneros en Consejo de Seiseneros para ponerles al corriente de los programas de manada y para pedirles su opinión sobre ciertas cuestiones o ciertos chicos. Muy a menudo, tendrán un conocimiento instintivo de lo que podrá gustar o tener éxito, lo que será muy estimado por el Jefe de Manada.

 

V. ACTIVIDADES

1. El Juego

Para el niño, vivir es jugar. El juego no es pues para él una distracción o una actividad secundaria, sino la expresión constante de un instinto. Está "repleto de risas, luchas, apetitos, audacias, si no, es anormal" (B.-P.).

La habilidad del Jefe de Manada es la de considerar el juego con los ojos de sus Lobatos, aportándole, como saliendo de sí, las reglas que le harán tener éxito, pues lo volverán más divertido. Al preferir los Lobatos jugar con su Jefe antes que entre ellos solos, jugando de esta forma bien y limpio, se puede estar seguro de que los juegos practicados responden a su doble fin: divertir y formar el carácter.

 

2. El Campamento

El Campamento de Manada se diferencia claramente del Campamento de Tropa. Ante todo, es excepcional y no habitual: en general, una sola vez al año durante el verano. Además, es más corto: de 3 a 8 días solamente. Por último, siempre tiene lugar en una propiedad privada, en las proximidades de un refugio para la lluvia y a menos de ciento cincuenta kilómetros de distancia. La jefatura debe componerse siempre de al menos dos Jefas, tres si hay 18 Lobatos, cuatro si el número es superior.

El Campamento siempre se prepara con cuidado, y se establece un programa, preciso y flexible a la vez, en Consejo de Akela. Bien llevado, es a la vez la culminación del año y el mejor trampolín para el año siguiente.

 

3. Las estrellas y las especialidades

La progresión de los Lobatos en el transcurso de su estancia en la Manada está marcada por algunas pruebas sencillas y por diplomas de especialidad.

Entrando como "Pata tierna", el chico llega a ser Lobato cuando hace su promesa. Normalmente puede hacerla transcurridos seis meses y lleva entonces la insignia de boina. Después puede conseguir una "primera estrella" que corresponde a la capacidad de seguir con aprovechamiento las actividades de la Manada. Por último, con su "segunda estrella", el chico llega a ser un Lobato consumado que tiene "los ojos y las orejas abiertas".

Las especialidades de lobato son sencillas y responden a los gustos de esa edad: se reparten en cuatro grupos: inteligencia, habilidad manual, servicio al prójimo, aptitudes físicas.

 

VI. CONCLUSIONES

La Rama "Lobatismo", partiendo de un conocimiento directo del niño, y mirando la vida con sus ojos, le presenta, en el marco imaginado de El Libro de la Selva, un conjunto coherente de juegos y de actividades donde puede expandirse y mejorarse en el seno de una "familia feliz". Aunque forma un todo completo, la Rama no está cerrada sobre sí misma, y normalmente desemboca en la Tropa, para quien es la mejor preparación.

El Libro de la Selva, un conjunto coherente de juegos y de actividades donde puede expandirse y mejorarse en el seno de una "familia feliz". Aunque forma un todo completo, la Rama no está cerrada sobre sí misma, y normalmente desemboca en la Tropa, para quien es la mejor preparación.

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.