Guías Mayores y Rovers (más de 17)

La Rama “Ruta” o Rama Roja es la continuación de la Rama Verde o “Scouts”. Tomando al hombre joven/mujer aún adolescente, quiere ayudarle a llegar a ser un adulto capaz de “remar él mismo su canoa” (B.-P.), consciente de sus deberes, consagrado a servir.

La Rama Roja incluye a todos los guías y scouts a partir de su salida de la Tropa o Compañía, con 16-17 años. La Rama Roja se divide en dos etapas de edad:

  • Etapa piloto: comprende normalmente 2 años, desde la salida de la Tropa/Compañía hasta los 18-19 años. En esta etapa el joven asienta sus conocimientos scouts pero ya más dirigidos para prepararse para ocupar su papel en el mundo en todos los aspectos de su vida. Especialmente entrena en el SERVICIO, el cual realiza en equipo durante la etapa piloto, a la vez que comienza a proyectar con su jefe su posible servicio futuro. En resumen, es una etapa de “capacitación”, en la que no dejará de vivir la aventura y el compañerismo con sus hermanos scout/guías.

  • Jefe Rover / Guía Mayor: Una vez finalizada la etapa piloto, el joven estará capacitado para comenzar a servir como asistente o jefe en alguna unidad. Como buen scout, sigue su progresión, que lo llevará a realizar su Partida Rover (Scouts) o su Compromiso Guía Mayor (Guías), cuando se comprometerá formalmente a continuar viviendo el ideal scout en su vida adulta.
Algunos aspectos fundamentales del Equipo Piloto

Queriendo ayudar al hombre joven a “conducir su vida”, la Rama Roja le sitúa progresivamente en un marco “adulto”, donde cada uno puede, a la vez, desarrollar su personalidad y participar en equipo en un trabajo común: acción y reflexión.

1. El Equipo

La Patrulla scout era la unidad de juego y de acampada; el Equipo Piloto es la nueva la unidad de trabajo y de servicio. De unos 4-6 pilotos, los equipos dividen su tiempo en formación, aventura y servicio. Los equipos forman parte de un Clan (scouts) o de un Fuego (guías)

2. El Jefe de Equipo

El Jefe de un Equipo de Compañeros Rovers tiene como tarea dirigir las empresas o servicios comunes escogidos por el Equipo, controlar y coordinar los servicios individuales, y asegurar en el seno del Equipo el ambiente de amistad viril en el que los Rovers gustarán acudir a confrontar sus experiencias y volver a ponerse a punto cara a las acciones futuras. Al contrario de las ramas anteriores, el Jefe de Equipo forma parte de la jefatura del Distrito, es decir, es Asistente del Jefe de Clan o Jefa de Fuego, con edad cercana a los pilotos.

3. El Clan

El Clan está directamente coordinado por el Distrito, y puede estar compuesto por jóvenes que procedan de diferentes grupos del Distrito. El reclutamiento puede también extenderse, fuera de las Tropas de estos grupos, a la gente joven de los diversos medios que rodean el Clan. La irradiación del Clan puede extenderse incluso a las ciudades y pueblos vecinos donde se pueden crear equipos aun si no hay tropas preexistentes.

4. El Jefe de Clan

La misión del Jefe de Clan es la de preparar a sus Rovers para su vida de hombre, en toda su plenitud y su finalidad cristiana. Debe ser él mismo, pues, un hombre comprometido en la vida, es decir, que tenga una profesión, que ejerza responsabilidades sociales o cívicas, y preferentemente que esté casado, o que tenga su vocación ya determinada hacia la vida laica.

Dejando a sus Jefes de Equipo una gran libertad de acción en el marco de los objetivos decididos en Consejo de Clan, interviene sin embargo en la elección de los Servicios, en las etapas a recorrer por cada Rover hasta su Partida, y, tan a menudo como pueda, en las discusiones, capítulos o círculos de estudio de sus Equipos sobre los temas más importantes. Sus asistentes son los Jefes de los Equipos, aunque puede tener otro Asistente externo a los equipos.

5. El Consiliario

Como en la Tropa, la misión del Consiliario, sacerdote y educador, es esencial en la vida del Clan. Más concretamente, hace descubrir a los Rovers lo que es una fe adulta y cómo la Ley Scout toma todo su sentido en la edad de hombre. Su participación es indispensable en toda reunión de Equipo sobre temas que tengan implicaciones religiosas, así como en la ruta de verano.

6. El Consejo de Clan

El Consejo de Clan, compuesto por el Jefe de Clan, el Consiliario, Asistentes, Jefes de Equipo y todos los Rovers, tiene como fin analizar los resultados individuales y colectivos obtenidos en el transcurso de un período dado y fijar los objetivos a alcanzar en el período siguiente. Debe abarcar un tiempo bastante largo, un trimestre, incluso un semestre, y requiere una preparación minuciosa que puede hacerse en Consejo restringido, es decir, el Jefe de Clan y sus Jefes de Equipo, cuyas reuniones son más frecuentes.

LAS ACTIVIDADES

Al igual que en el resto de las ramas del escultismo, en las actividades de la Rama Roja están presentes siempre los 5 Fines del Escultismo Europeo. Sin embargo, la Rama Roja tiene 3 pilares fundamentales: La Aventura (Ruta), el Servicio y la Formación.

1. La Ruta

La Ruta es la actividad por excelencia de la Rama Roja. Por un lado, responde al espíritu de aventura que todos tenemos, y a la vez es un reflejo de nuestra vida cotidiana. La Ruta nos recuerda que:

  • Nuestra vida está en un continuo caminar, donde tenemos que tomar decisiones de la dirección a seguir, encontrando retos y vicisitudes que pueden frenarnos o desviarnos.
  • Las necesidades que nos creamos nos pesan y nos pueden hacer ir más lentos. De la misma manera, la Ruta es maestra de austeridad y de desprendimiento, haciéndonos valorar todo aquello de lo que nos rodeamos en la vida, tanto material como personal y espiritual.
  • Dios está siempre presente y nos acercamos especialmente a través de la contemplación de su Creación.

En la Edad Piloto, la Ruta de Verano es el equivalente del campamento de la Rama Verde. Para los Jóvenes Rovers, la Ruta de Verano es ante todo confirmación de las técnicas scouts “clásicas”, pero muy pronto se orienta hacia el “Raid”, donde puede darse rienda suelta al espíritu de aventura poniendo voluntad y paciencia en la prueba, y hacia “la exploración regional” a la vez apertura de espíritu y preludio al servicio.

Para los Compañeros Rovers, muy liados ya con sus ocupaciones profesionales y su Servicio, la ruta de fin de semana durante los trimestres de invierno es, sobre todo, la ocasión de reencontrarse con la calma y de mantenerse en forma.

Y para todos, agrupados en el seno del Clan, la ruta de verano debe ser una gran aventura. Bajo la dirección del Jefe de Clan, es la ocasión, ya sea de descubrir aspectos grandiosos o poco conocidos de algunas regiones, ya sea de entrenarse en el mar o en la montaña, ya sea de conocer países extranjeros y de encontrarse con su juventud.

2. El Servicio

El Rover no se limita a prepararse para el Servicio, lo practica bajo la forma que ha elegido” (Baden-Powell). Durante el primer año de vida piloto, el Equipo Piloto escoge un servicio de equipo para realizar juntos. Ya en el segundo año, el joven Rover empezará a valorar junto con su Jefe de Clan las posibilidades de servicio de forma individual, especialmente de cara a convertirse en jefe de alguna unidad de cualquiera de las tres ramas.

3. La Formación

Baden Powell estableció la progresión como una de las bases del escultismo. El crecimiento continuo es entonces fundamental también en la edad adulta scout. Esta formación es integral, tanto en técnica, como a nivel de formación del carácter y espiritual.

  • Formación técnica: a partir de la edad piloto, los scouts pueden participar en campamentos de formación con el fin de capacitarse para ser jefes. Estos campamentos se llaman CEP (Campamento Escuela Preparatorios), y existen formaciones en las 3 ramas: Lobatismo, Escultismo/Guidismo y Roverismo/Guidismo Mayor. Los CEP de Rama Roja se llaman “Rutas Escuelas”, ya que desarrolla en campamento itinerante. En dichos CEP, los jefes se ponen en el lugar de los jóvenes a los que luego educarán (en Rama Amarilla se convierten en Lobatos, en Rama Verde participan en Patrullas como los scouts), a la vez que adquieren los conocimientos teóricos llevados a la práctica durante todo el campamento. Además de estos campamentos, también existen fines de semana de formación pedagógica o de otras técnicas scouts particulares.
  • Formación del carácter y espiritual: la Rama Roja ofrece a los Rovers y Guías Mayores un formato de progresión que le ayudará a convertirse en ciudadanos útiles y comprometidos, con una fe fortalecida y una misión apostólica. Esta progresión llevará a los Rovers que lo deseen a confirmar su deseo de vivir el ideal scout en su vida adulta con una ceremonia llamada Partida Rover, y del mismo modo las Guías Mayores en el Compromiso Guía Mayor.
CONCLUSIONES

Tercer y último período de la formación scout, la Rama Roja es la culminación de ella.

Insertada fuertemente en el presente, pero siempre vuelta hacia el futuro, traza ante los jóvenes un camino ampliamente abierto en su vida de hombre/mujer.

Gracias a la Rama Ruta, el Escultismo, que sin ella estaría truncado, alcanza su plena dimensión humana y alcanza su fin: formar ciudadanos útiles y cristianos que irradien.