Las ceremonias del Eurojam

Las ceremonias son algo muy importante en la vida de todo scout. Son el reflejo exterior de un sentimiento interior. Intentan, mediante frases y símbolos, dar a entender sentimientos.

Las ceremonias de apertura y de clausura marcan el inicio y el final de toda actividad, por lo que tienen un carácter especial. La primera, de acogida y expectación por lo que comienza, acentuando la convivencia y el esfuerzo común en esos días. La segunda, de despedida pero recordando lo vivido juntos y con la esperanza como principal sentimiento, esperanza en el futuro común. No en vano somos la Rama Verde.

En este Eurojam cobra especial importancia el lugar, Metz. Una ciudad con una historia europea a veces trágica, al ser el escenario de crudas batallas en las dos guerras mundiales, pero también constructiva, pues es donde vivió uno de los padres de Europa, Robert Schuman. La unidad de Europa está fielmente reflejada en este Jamboree europeo.

Por esta razón, la ceremonia de apertura se basa en construir la paz después de la guerra, siendo una paz sólida gracias al esfuerzo de todos. La historia de la FSE bien lo recuerda.

Pero el Escultismo no busca sólo la paz como “ausencia de guerra” sino como presencia de Dios. El scout sólo construye poniendo su vida en Cristo. Construyendo la paz como un sinónimo de futuro común.

Ya Juan Pablo II nos dijo: “Habéis sido llamados a participar, con todo el ardor de vuestra juventud, en la construcción de la Europa de los pueblos, para que a todo hombre se le reconozca su dignidad de hijo amado por Dios y para que se construya una sociedad fundada en la solidaridad y en la caridad fraterna.”

El Escultismo busca formar buenos ciudadanos quienes, siendo fieles a su patria, trabajan por un mundo mejor. Los scouts creemos y esperamos ese futuro, un futuro en y con Cristo.

Y el lema del Eurojam 2014, Venite et Videte, nos da ese soplo de esperanza tan intrínseco de la Rama Verde y nos acompaña durante todo el campamento. Esa esperanza en una Europa unida y fraterna, una Europa cívica, donde el esfuerzo y trabajo de todos los ciudadanos suma.

Es esa esperanza la que caracteriza a la ceremonia de clausura. Por esta razón renovaremos nuestra Promesa durante esta ceremonia que marca el fin del Eurojam. Todos juntos, al mismo tiempo, como un nudo bien apretado. La misma Promesa, la misma Ley, el mismo ideal, la misma Fe… Europa borra fronteras y se abre al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *